Innovar no solo es tener una idea, es rentabilizarla.

"Por sí solas, las ideas geniales están sobrevaloradas. Son un punto de partida, pero innovar requiere ir más allá, es la confluencia entre la creación de algo nuevo y la comercialización de ese producto y servicio con éxito", afirma Carlos Domingo, presidente y CEO de Telefónica Investigación y Desarrollo, que acaba de publicar El viaje de la innovación, un libro donde ofrece las claves para llevar a cabo esta tarea con éxito. En su opinión, "innovar siempre ha sido importante, pero ahora lo es más porque en el mundo globalizado cada vez hay más competencia y, por lo tanto, más necesidad de diferenciarte".  

Todas las empresas hablan de la necesidad de innovar, pero de ahí a la práctica hay un paso. ¿Por qué? "Hablamos de procesos con incertidumbre y riesgos que dan resultados significativos a varios años vista. A los directivos les cuesta a veces tomar decisiones que no tienen consecuencias en el corto plazo, pero es un error porque, en general, las empresas innovadoras son las que acaban triunfando. El ejemplo claro es Apple. Todas las compañías deberían pensar que puede haber dos tipos en un garaje pensando cómo se van a hacer con su negocio porque gracias a la tecnología la innovación se ha democratizado", dice Domingo.

Bajo esta filosofía, resulta desalentador ver cómo no hay ninguna empresa española en el ránking Top 100 Global Innovators 2013, elaborado por Thomson Reuters y que reúne las cien compañías más innovadoras del mundo. Por países, EEUU copa la lista con 45 empresas (3M, Apple, Boeing, General Electric, Nike...), seguido de Japón, con 28 (Honda, Nec, Toshiba...) y Francia, con 12 (Michelin, L’Oréal, Alcatel-Lucent...).

El estudio de este año, lanzado por primera vez en 2011, identifica las organizaciones más innovadoras del mundo midiendo aspectos entre los que se incluyen la actividad innovativa (patentes) general, el nivel de éxito, globalizacion e influencia. Una vez más, las 100 organizaziones que aparecen en esta lista prueban que la innovación está estrechamente ligada a la estrategia corporativa. Y saben que las ideas son sólo la mitad de la equación estratégica; la otra mitad es la protección de esas ideas con derechos de propiedad intelectual, de modo que puedan ser comercializadas en todo el mundo, y en consecuencia puedan alcanzar todo su potencial.

Siguiendo con el ejemplo de Apple, esta empresa sigue siendo el mayor referente de la innovación tecnológica con sus más de 3347 invenciones únicas desde el 1 de enero de 2010 hasta hoy día, empujada por la lucha con sus más directos competidores en el mercado de los smartphones: Google, Microsoft, Samsung y Blackberry, todos ellos también dentro del grupo de las corporaciones más innovadoras.

 
Fuente: Expansión, Top 100 Innovators